Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo

Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo
PRÓXIMO SÁBADO DÍA 12 DE JUNIO 19:30 horas

Tiempo Ordinario

Tiempo Ordinario
El Tiempo Ordinario tiene su gracia particular que hay que pedir a Dios y buscarla con toda la ilusión de nuestra vida: así como en este Tiempo Ordinario vemos a un Cristo ya maduro, responsable ante la misión que le encomendó su Padre, le vemos crecer en edad, sabiduría y gracia delante de Dios su Padre y de los hombres, le vemos ir y venir, desvivirse por cumplir la Voluntad de su Padre, brindarse a los hombres…así también nosotros en el Tiempo Ordinario debemos buscar crecer y madurar nuestra fe.

Visita tambien...

Pascua

Pascua

“Alegraos” (Mt 28,9)

La alegría es la señal de Jesús resucitado. La alegría es la señal de todas las comunidades de Jesús. Donde hay alegría ahí está Jesús. Alégrate. Tu alegría puede ser el sendero que lleve a muchos a encontrar a Jesús.

Tú alegras mi corazón. Canto y toco para ti, Jesús resucitado.

viernes, 16 de abril de 2010

12. ESTACIÓN: Retorno al Padre



El Resucitado sube al cielo
Te adoramos, oh Cristo resucitado, y te bendecimos.
Porque con tu Pascua has dado la vida al mundo.


Ellos lo rodearon preguntándole: Señor, "¿Es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?". Jesús contestó: "No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo". Dicho esto lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndolo irse, se le presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como lo habéis visto marcharse".
De los Hechos de los Apóstoles (Hechos 1, 6-11)
El Resucitado ha vencido la muerte. Ha entrado en la esfera de la vida sin fin. También su cuerpo está marcado por la gloria. Durante los cuarenta días pascuales se hace ver, tocar, abrazar; conversa, come y camina con los suyos; Entre ellos la última suprema promesa: "Tendréis la fuerza del Espíritu Santo" para dar cumplimiento a la misión universal. Aquel grito: "Todo está consumado", emitido en la cruz, se convierte ahora en plenitud. Entrando en la esfera de la vida sin fin, el Resucitado se sustrae a la vista normal de la fragilidad de nuestro ojo. Pero el Resucitado se queda con los hombres, como ha prometido: "Estaré con vosotros todos los días". Jesús comparte con el Padre el señorío universal. Ahora se sienta a su derecha. De este modo la naturaleza del hombre entra en la esfera de Dios. Ningún materialista podrá glorificar tanto la materia como ella es glorificada en el misterio de la ascensión del Resucitado.

El hombre de hoy no mira al cielo, le basta la tierra. Así, por lo menos, cree. Pero el cielo es el modo de ser del Dios invisible. Los santos lo experimentaron como hijos-herederos. El hombre de hoy, forrado de materialismo por el primado del tener, del placer y del poder, no afina el ojo para las realidades invisibles. Sufre de miopía grave, si es que no de ceguera absoluta. El hombre de hoy teme que mirar al cielo es olvidarse de la tierra. El cielo, en cambio, será la experiencia final de quien en la tierra habrá dado de comer a los hambrientos, de quien habrá dado aliento a los desesperados. Sólo quien habrá convertido la historia en antecámara del cielo para los pobres y hambrientos hijos de Dios, podrá ser introducido en el cielo de la Pascua eterna.
Alégrate Virgen Madre: Cristo ha resucitado, ¡Aleluya!

Jesús resucitado, has ido a prepararnos un puesto. El puesto del hombre-hijo está a la derecha de Dios-padre y madre. El boleto ya lo has adquirido. No debemos romperlo. Haz que nuestros ojos estén fijos allí donde está la eterna alegría. Un pedazo de paraíso lo arregla verdaderamente todo. Mirando la Pascua plena, nosotros nos comprometeremos a realizar aquí en la tierra la Pascua para cada hombre y para todo el hombre. La Pascua de hoy, que libera al hombre, es profecía gozosa de la bienaventuranza sin fin.
Amén
Oh María. Templo del Espíritu Santo,
Guíanos como testigos del Resucitado
por el camino de la luz.

No hay comentarios: