Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo

Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo
PRÓXIMO SÁBADO DÍA 12 DE JUNIO 19:30 horas

Tiempo Ordinario

Tiempo Ordinario
El Tiempo Ordinario tiene su gracia particular que hay que pedir a Dios y buscarla con toda la ilusión de nuestra vida: así como en este Tiempo Ordinario vemos a un Cristo ya maduro, responsable ante la misión que le encomendó su Padre, le vemos crecer en edad, sabiduría y gracia delante de Dios su Padre y de los hombres, le vemos ir y venir, desvivirse por cumplir la Voluntad de su Padre, brindarse a los hombres…así también nosotros en el Tiempo Ordinario debemos buscar crecer y madurar nuestra fe.

Visita tambien...

Pascua

Pascua

“Alegraos” (Mt 28,9)

La alegría es la señal de Jesús resucitado. La alegría es la señal de todas las comunidades de Jesús. Donde hay alegría ahí está Jesús. Alégrate. Tu alegría puede ser el sendero que lleve a muchos a encontrar a Jesús.

Tú alegras mi corazón. Canto y toco para ti, Jesús resucitado.

martes, 13 de abril de 2010

9. ESTACIÓN: Pesca milagrosa


El Resucitado encuentra a los suyos en el lago de Tiberíades

Te adoramos, oh Cristo resucitado, y te bendecimos.
Porque con tu Pascua has dado la vida al mundo.


Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al algo de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice: "Me voy a pescar". Ellos contestan: "Vamos también nosotros contigo". Salieron y se embarcaron; aquella noche no pescaron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: "¿Muchachos, tienen pescado?". Ellos contestaron: "No". El les dice: "Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis". La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: "Es el Señor". Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red llena de peces. Al saltar a tierra ve unas brasas con un pescado puesto encima y pan (...). Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Del Evangelio según San Juan (Jn 21, 1-9.13)
Jesús pide de comer. Y sin embargo no tiene necesidad; su cuerpo es glorioso. Hace esta petición para compartir todavía, con los hombres, sus necesidades; para participar en su mesa cotidiana. Como cuando en el pozo de Sicar, le pedía agua a una mujer de Samaria. Dios es el que pide. Es un Dibos inédito. Pide al hombre para introducirse en el mundo del hombre y responderle con su potencia de amor. Pregunta para estimular a los suyos a lanzar las redes ante obstinadamente vacías y ahora prodigiosamente llenas. Después los invita a una opípara y alegre mesa. Sin él, la mesa sería mísera y triste.

Jesús toca a la puerta del mundo de hoy. Quiere entrar. Es un mundo fatigado y desesperado, lleno de luces y privado de la luz; lleno de éxitos efímeros y aprovechables sólo por pocos; mientras el corazón queda vacío como la red. Además hay miseria y opresión, hay deshumanización, está cerrado el futuro. Y el estómago queda vacío como la red. Así el hombre experimenta el vacío del corazón y de las fuerzas. Ausencia de lo divino: ausencia de lo humano. Jesús resucitado se acerca y pide. Cuando Dios ama, entonces dona. Cuando Dios prefiere, entonces pide. Pide relanzar la esperanza y el amor. Que se construyen con el ejercicio.


Alégrate Virgen Madre: Cristo ha resucitado, ¡Aleluya!
Jesús resucitado, haznos dóciles para volver a jugar a la esperanza, después de nuestros fracasos. Tú, el Resucitado, siéntate a la mesa con nosotros. En los días pascuales de tu convivencia no te has mostrado como el Dios victorioso entre relámpagos y con truenos, sino como el Dios sencillo de lo ordinario, que celebra la Pascua a la orilla del lago, sobre una mesa al are libre. Haznos testigos de tu Pascua, en lo cotidiano, con sus monotonías, donde tú nos esperas desde siempre, en la orilla de nuestros afanes. Siéntate a nuestra mesa de hombres saciados, pero vacíos. Siéntate a la mesa de los hombres pobres, que aún tienen esperanza. Y el mundo que tú amas será nuevo, modelado según tu Pascua.
Amén
Oh María. Templo del Espíritu Santo,
Guíanos como testigos del Resucitado
por el camino de la luz.

No hay comentarios: