Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo

Sintoniza en directo la Beatificación de Lolo
PRÓXIMO SÁBADO DÍA 12 DE JUNIO 19:30 horas

Tiempo Ordinario

Tiempo Ordinario
El Tiempo Ordinario tiene su gracia particular que hay que pedir a Dios y buscarla con toda la ilusión de nuestra vida: así como en este Tiempo Ordinario vemos a un Cristo ya maduro, responsable ante la misión que le encomendó su Padre, le vemos crecer en edad, sabiduría y gracia delante de Dios su Padre y de los hombres, le vemos ir y venir, desvivirse por cumplir la Voluntad de su Padre, brindarse a los hombres…así también nosotros en el Tiempo Ordinario debemos buscar crecer y madurar nuestra fe.

Visita tambien...

Pascua

Pascua

“Alegraos” (Mt 28,9)

La alegría es la señal de Jesús resucitado. La alegría es la señal de todas las comunidades de Jesús. Donde hay alegría ahí está Jesús. Alégrate. Tu alegría puede ser el sendero que lleve a muchos a encontrar a Jesús.

Tú alegras mi corazón. Canto y toco para ti, Jesús resucitado.

domingo, 23 de mayo de 2010

Solemnidad de Pentecostés






CAMINEO.INFO.-

El Domingo pasado Jesús nos decía a cada uno de nosotros: “dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo” ...

Hoy celebramos Pentecostés, hoy se cumplen estas palabras de Jesús. Es preciso aclarar, es muy importante saber, que hoy no sólo recordamos un acontecimiento que sucedió en el pasado, ahora hace 2000 años, sino que hacemos presente a través de la celebración litúrgica este acontecimiento y hoy como hace 2000 años los discípulos de Jesús volvemos a recibir el don y la gracia del Espíritu Santo. Cada uno según sus disposiciones.

Podemos decir que todas las prácticas cuaresmales, toda la contemplación de Cristo Resucitado culmina para nosotros en Pentecostés, en la donación del Espíritu.

Lo he dicho ya alguna vez y lo repito: la espiritualidad de la Iglesia es litúrgica, es necesario que la nuestra también lo sea, para vivir nuestra vida espiritual al ritmo de la Iglesia.

La escena que nos relata la primera lectura clarifica muy bien cuál es el papel del Espíritu Santo en nuestra vida. Imaginemos la escena: los discípulos están juntos, en un mismo lugar, rezando, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Reciben el Espíritu Santo, y ya no son movidos por el miedo, ni por sus criterios humanos, ni por sus ideas de lo que era necesario o no hacer. Reciben el Espíritu Santo y se dejan llevar por él, se dejan mover por él, Él se convierte en el motor de sus actos. Esto es un cristiano, alguien que se deja mover por el Espíritu Santo.

Sabemos que Dios Padre es el creador del mundo, Dios Hijo es el redentor, el salvador y Dios Espíritu Santo es el que nos santifica a nosotros, el que actúa en nosotros, el que nos mueve, el que nos empuja, para que sigamos los pasos de Jesús. Dios Padre nos está atrayendo hacia Él, porque nos ama, porque desea la comunión con nosotros. Dios Hijo es el camino para ir al Padre y el Espíritu Santo es el que nos mueve, nos conduce por este camino.

La tercera persona de la Santísima Trinidad la tenemos un poco olvidada, poco presente en nuestra vida. San Pablo nos dice en una carta: “Hermanos, dejémonos guiar por el Espíritu”
Recuerdo una vez cuando me dirigía espiritualmente con el Cardenal Jubany que yo le planteaba un cierto desasosiego porque no sabía qué hacer con mi vida, no sabía hacia donde tirar, no sabía qué era lo que el Señor quería de mí. El me dijo: “tranquilo, Francesc, el Espíritu Santo hablará”. Lo dijo con un convencimiento total y absoluto. Y después añadió: “Llevas una vida de oración, por tanto el Espíritu Santo se manifestará”. Me quedé tranquilo, y el Espíritu habló..... Y me ha ido hablando.

Esto de ser movidos por el Espíritu Santo quizás os parezca un poco espiritualista, un poco rarillo. Y no es así. Nos hace falta redescubrir el papel del Espíritu Santo en nuestra vida. La presencia del Espíritu Santo en nuestra vida le da a toda ella un sentido nuevo.

Para que cojamos conciencia de la importancia del Espíritu Santo en nuestra vida he hecho una recopilación de citas del Evangelio que nos hablan de la acción del Espíritu Santo en nosotros, son éstas: “el Espíritu Santo habita en nosotros, nos vivifica, nos santifica, nos hace hijos de Dios, nos purifica, nos ilumina, nos lleva a Jesucristo, es fuente y motivo de esperanza, es fuente y principio de caridad y de unidad, es inspirador de la oración, nos comunica la alegría, nos guía en la acción apostólica, nos da fuerzas.”
El cristianismo no es una ideología. La fe no es sólo unas ideas y unos valores. El cristianismo es una vida nueva que se nos comunica desde arriba.

Hay gente que dice, hasta religiosos: “Lo importante es ser buenas personas, no hace falta ir a misa”. No han entendido qué es el cristianismo. Lo reducen a una construcción humana (ser buenos) y Dios, y la fuerza del Espíritu Santo, que lo quieren transformar todo, no intervienen.

Ser cristianos es un don que recibimos, una gracia. Ser cristiano es mucho más recibir, que hacer cosas. Nos hace falta cultivar la actitud de esperar del Espíritu Santo todo aquello que nos cuesta: ya sea rezar, o perdonar, o vivir la austeridad, o darnos a los demás, o venderlo todo. La vida cristiana es un don que recibimos.

Puede parecer un planteamiento complicado y no es así. Todo esto está al alcance de todos. Y es el camino que nos llevará a permitir que Dios haga maravilla en nosotros y renueve nuestras parroquias y comunidades.

Es muy recomendable leer vidas de santos para ver las maravillas que el Espíritu Santo puede obrar en nosotros cuando verdaderamente nos abrimos a Él.

El Espíritu Santo quiere hacer maravillas en nosotros, como las hizo con sus discípulos, y a nosotros nos toca esperarlo intensamente.

No hay comentarios: